El acceso y la disponibilidad de la terapia antirretroviral altamente activa (TARV), una combinación de tres o más medicamentos, ha tenido un efecto dramático en el tratamiento de la infección por VIH. Los beneficios clínicos más notables del TARGA se deben a la supresión sostenida de la carga viral y al aumento del conteo de linfocitos T CD4.

Aunque no es una cura, el TARV se ha convertido en la terapia mas prometedora para el control del VIH por su capacidad de reconstituir la respuesta inmunológica, de suprimir la cantidad de virus circulante en sangre, de retrasar la aparición de los síntomas y de ofrecer una mayor supervivencia en las personas con VIH.

A pesar de todas sus ventajas, una serie de inconvenientes como la cantidad de comprimidos, sus efectos secundarios y la interacción entre fármacos han conducido a la reducción de la adherencia al TARV en un grupo de personas, dejando como consecuencia interrupciones frecuentes en el tratamiento y la aparición de resistencias medicamentosas.

ABSTRACT

Highly active antiretroviral therapy (HAART), a treatment regimen typically comprised of a combination of three or more antiretroviral drugs, has dramatically improved the prognosis of people living with HIV. The clinical benefits are due to the sustained viral load suppression and T CD4 lymphocytes gains.

Major drawbacks of the first ART regimens were adverse events and high pill burden, which led to the reduction of drug adherence resulting in frequent treatment discontinuations and the development of drug resistance. 

Due to increased viral potency of new antiretroviral drugs, consideration of a two-drug combination therapy repositioning occurred in an effort to reduce adverse events, drug-drug interactions and cost, while maintaining a sustained antiviral effect. Various combinations of two-drug regimens have been studied, and non-inferiority compared to a three-drug regimen has been shown for some of them.
TERAPIA DUAL VERSUS TERAPIA ESTÁNDAR

El descubrimiento y desarrollo de los inhibidores de la integrasa como potentes antirretrovirales ha incentivado a la comunidad científica a explorar regímenes de dosificación que involucren dos medicamentos, en vez de tres, para tratar el VIH.

En general, los estudios han demostrado que un régimen de dos fármacos es igual de efectivo a uno de tres siendo que el 93% de los participantes que tomaron dos drogas y el 94% de los participantes que tomaron 3 o más lograron la supresión virológica del VIH a las 48 semanas, independientemente de la carga viral presente al momento del inicio. 

BENEFICIOS DE LA TERAPIA DUAL

El uso de la terapia bipartita, como es el caso de los medicamentos Dovato (dolutegravir + lamiduvina) y Juluca (dolutegravir + rilpivirina), ha probado ser una combinación exitosa de dos fármacos dada la potencia del dolutegravir, las interacciones mínimas entre fármacos, la vida media de la rilpivirina y el perfil de seguridad de la lamiduvina. Un número de estudios multicéntricos internacionales  (GEMINI, TANGO, ADVANCE, PADDLE, GARDEL, y ANDES) demuestran la efectividad de la terapia dual.

Resultados de traducción


Dentro de sus beneficios está la reducción de los efectos secundarios, la simplificación de la terapia, la disminución de los efectos colaterales, la eliminación de las interacciones entre drogas y una baja en el costo en el tratamiento para el VIH para los sistemas de salud.

LIMITACIONES DE USO

Según la evidencia hasta el momento, una combinación de dos fármacos podría no ser adecuada para todas las personas con VIH, especialmente aquellas que están embarazadas y quienes han dado positivo por tuberculosis o hepatitis B. Aunque no se cuenta con datos que sugieran que el uso de la terapia dual no es efectiva en la prevención de la transmisión vertical del VIH, mayores estudios son necesarios con el fin de evaluar su efectividad en estas poblaciones.

Desde la introducción del TARV en 1996, las complicaciones médicas asociadas al VIH/Sida, la aparición de infecciones oportunistas y algunas complicaciones neurológicas -como lo es la demencia secundaria al VIH- han disminuido considerablemente gracias a su efectividad.

Dada la potencia y eficacia de los nuevos medicamentos antirretrovirales, hay un continuo interés en el uso de dos medicamentos para tratar el VIH, pudiendo acceder a un tratamiento más simple, menos nocivo y más fácil de sostener a largo plazo, mejorando así la calidad de vida de las personas con VIH.

Pablo Rodríguez
Enfermero graduado de la Universidad Hispanoamericana
Coordinador General de Gente Positiva CR
juan.rodriguez@gentepositivacr.org