Por allá del año 2014, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), lanzó los objetivos de tratamiento 90-90-90 fundamentados en el enfoque de acción acelerada destinado a agilizar el cambio para poner fin a la epidemia del sida en 2030.

Para ONUSIDA el objetivo final de la estrategia es que en el 2020:
El 90% de las personas con VIH conozcan su estado serológico, el 90% de las personas diagnosticadas reciban terapia antirretrovírica, y que el 90% de las personas en tratamiento alcancen (y sostengan) la supresión viral. 
Mucho más ambiciosamente, ONUSIDA planea que para el 2030 se llegue a la meta 95-95-95, y en Gente Positiva CR esperamos que, cual más de los 2 objetivos, se lleguen a cumplir. 

Sin embargo, nuestra mayor preocupación es que éstas metas no toman en cuenta el tema de la calidad de vida, la función física, la participación social, la situación laboral, y muchos otros factores relacionados a la vida de las personas con VIH más allá de la carga viral en sangre. Nuestro mayor deseo, en virtud de nuestro compromiso con la sociedad civil, es que las personas puedan desempeñarse en su mayor potencial en las comunidades en las que viven.

ABSTRACT

In 2014, UNAIDS launched the ambitious 90-90-90 treatments targets; 90 percent of PLHIV will know their status and of those, 90 percent will receive sustained antiretroviral therapy and finally, 90 percent of people on treatment will have viral suppression.

At Gente Positiva CR, our concern is that this goal does not take into account quality of life, physical function, social participation, employment status, or other factors related to life beyond a person´s viral load in the bloodstream.

In an article on understanding successful aging in the context of HIV, P. Salomon and her colleagues found that people aging with HIV felt that successful aging was possible if a person maintained social support, took responsibility, lived a healthy lifestyle, and engaged in meaningful activities.


EL AUTOCUIDADO

En un artículo cuyo fin era entender la clave del envejecimiento exitoso en el contexto de la infección por VIH, P. Salomon y sus colegas, encontraron que la mayoría de personas que envejecen con VIH consideran que envejecer exitosamente es posible si una persona cuenta con apoyo social, asume responsabilidades, mantiene un estilo de vida saludable y participa en actividades  que le den sentido a su vida. En su análisis el autor revisó 35 escritos que hacían referencia al autocuidado en personas con VIH y determinó que la mayoría se centró en conocimiento técnico, habilidades cognitivas, habilidades interpersonales, actitud positiva, pensamiento a futuro, y gestión de roles con énfasis en manejo de la salud personal.
El autocuidado continúa ganando popularidad entre los profesionales de la salud que se especializan en el tratamiento de enfermedades crónicas como el VIH. Su fin último es el mejoramiento de la calidad de vida de las personas alentándolas a manejar su condición de salud a través de la adopción de estrategias que aseguren una función óptima.
LA ACTIVIDAD FÍSICA

Hacer algún tipo de actividad física es un aspecto importante del autocuidado y del manejo de nuestra salud en general. Algunas personas con VIH han dicho que participar en programas de fisioterapia o rutinas de ejercicios impacta positivamente su bienestar emocional y psicológico. 
Un número importante de investigaciones indican que la gente positiva tiene claro los beneficios del ejercicio, pero la realidad es que la mayoría no lo realizan. Las razones van desde el costo económico y el estigma, hasta la desinformación.
Como muchos erróneamente pensarían, ejercitarse cada día por al menos 30 minutos, no tiene necesariamente que involucrar el asistir a un gimnasio. Actividades como yoga, natación y jardinería son buenos ejemplos de actividades físicas que se pueden realizar sin necesidad de realizar una gran inversión; o simplemente bajarse del bus una parada antes y caminar de vuelta a casa. 


Si seguimos avanzando hacia los objetivos de tratamiento 90-90-90 (2020) y 95-95-95 (2030) para acabar con la transmisión del VIH, es necesario que nos enfoquemos en la calidad de vida y en el proceso de envejecimiento de aquellos con VIH, y no solo en su carga viral. Esto incluye su participación activa en algún tipo de actividad física cada día.

Juan Rodríguez
Licenciado en Enfermería de la Universidad Hispanoamericana de Costa Rica (UH)
Miembro Fundador de Gente Positiva CR