Nuestra salud mental y emocional es una parte vital de nuestro bienestar. Si no obtenemos la ayuda que necesitamos, problemas de salud mental y emocional pueden afectar nuestras relaciones con nuestra familia y amigos, trabajo y hasta nuestras comunidades. Los problemas de salud pueden incluir depresión, ansiedad, trastorno bipolar, esquizofrenia, abuso de alcohol y drogas y trastorno de déficit de atención, entre otros. 

La salud emocional es una parte importante de la salud general. Las personas que son emocionalmente saludables tienen el control de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Son capaces de hacer frente a los desafíos de la vida. Pueden mantener los problemas en perspectiva y recuperarse de los contratiempos. Se sienten bien con ellos mismos y mantienen relaciones saludables. 

Ser emocionalmente saludable no significa que sea feliz todo el tiempo. Significa que es consciente de sus emociones. Puede lidiar con ellas, ya sean positivas o negativas. Las personas sanas emocionalmente también sienten estrés, enojo y tristeza. Pero saben cómo manejar sus sentimientos negativos. Pueden saber cuándo un problema es más de lo que pueden manejar solos. También saben cuándo buscar ayuda de su médico. 

¿Por qué es importante la salud mental? 

  • La salud mental es importante porque puede ayudar a: 
  • Enfrentar el estrés de la vida 
  • Estar físicamente saludable 
  • Mantener buenas relaciones 
  • Contribuir en forma significativa a la comunidad 
  • Trabajar productivamente 
  • Alcanzar su completo potencial 

Hay muchas formas de mejorar o mantener una buena salud emocional. 

Sea consciente de sus emociones y reacciones. Observe lo que lo pone triste, frustrado o enojado. Intente abordar o cambiar esas cosas. 

Exprese sus sentimientos de manera apropiada. Informe a las personas cercanas a usted cuando algo le molesta. Mantener ocultos los sentimientos de tristeza o enojo aumenta el estrés. Esto puede causar problemas en sus relaciones y en el trabajo o la escuela. 

Maneje el estrés. Aprenda métodos de relajación para lidiar con el estrés. Estos podrían incluir respiración profunda, meditación y ejercicio. 

Aspire al equilibrio .Encuentre un equilibrio saludable entre el trabajo y el juego, y entre la actividad y el descanso. Tómese tiempo para hacer las cosas que disfruta. 

Concéntrese en las cosas positivas en su vida. 

Cuide su salud física. Haga ejercicio regularmente, coma comidas saludables y duerma lo suficiente. No abuse de las drogas o el alcohol. Evite que la salud física afecte su salud emocional. 

Conéctese con otros. Haga una cita para almorzar, únase a un grupo y salude a los extraños. Necesitamos conexiones positivas con otras personas. 

Encuentre propósito y significado. Descubra qué es importante para usted en la vida y concéntrese en eso. Podría tratarse del trabajo, su familia, una acción de voluntariado, cuidado u otra cosa. Dedique tiempo a hacer lo que le parezca significativo. 

Manténgase positivo. Concéntrese en las cosas buenas de la vida. Perdónese por cometer errores y perdone a los demás. Pase tiempo con personas sanas y positivas. 

Tomar un descanso de la información negativa: Sepa reconocer cuándo dejar de ver o leer noticias. Use las redes sociales para buscar apoyo y sentirse conectado con los demás, pero hágalo con cuidado. No caiga en rumores ni discusiones. Tampoco compare negativamente su vida con los demás 

También es importante reconocer cuándo necesita ayuda. La terapia de conversación y / o medicamentos pueden tratar las enfermedades mentales. Si no sabe dónde obtener tratamiento, comience por comunicarse con su profesional de la salud.



Andrea Espinoza.

Estudiante de relaciones Internacionales