La Alianza Liderazgo en Positivo – ALEP, conformada por organizaciones regionales de mujeres y hombres con VIH, usuarias/os de drogas, trabajadoras/es sexuales, jóvenes, gays y trans, en el marco del estado de emergencia nacional debido a la nueva pandemia por el COVID-19 diseñamos y aplicamos una encuesta(*) entre nuestras comunidades, con el propósito de identificar sus principales necesidades en la actual coyuntura.

Presentamos a continuación los principales resultados y a partir de ellos exigimos al Ministerio de Salud y la Dirección Ejecutiva de Prevención y Control de ITS/ VIH/SIDA, lo siguiente:

En lo referente a la salud:

La encuesta reveló que el 84% de los participantes manifestaron tomar algún tipo de medicamento, el 64% reportó toma de antirretrovirales, mientras que el restante 20% reportó tomar algún otro tipo de medicamento (hormonas, PREP, ITS). Además, un dato crucial es que el 43% manifiesta haber interrumpido su tratamiento durante el estado de inmovilización social obligatoria y el 37% no cuenta con un seguro de salud. Al respecto exigimos:

1. Garantizar el abastecimiento oportuno y la continuidad en la distribución de tratamientos antirretrovirales, sucedáneos de leche materna, preservativos femeninos y masculinos en todos los hospitales y centros de salud del país. Asimismo, los kits de emergencia para la prevención de VIH en casos de la violencia sexual y a mujeres gestantes para prevenir la transmisión materno infantil.

2. Generar protocolos y estrategias efectivas que garanticen el acceso gratuito y confiable a pruebas rápidas de tamizaje de VIH e ITS, que promuevan el diagnóstico temprano, atención y tratamiento inmediato, tomando en cuenta los nuevos casos de VIH que han quedado sin atención, toma de análisis Pre TARV, rayos X de tórax, TB y tratamiento antirretroviral.

3. Habilitar e implementar estrategias de atención en los centros de salud permanentes, CERITS y UAMP para la atención en consultorios externos, toma de muestras de análisis y tratamiento en ITS y VIH, y otras necesidades que la persona requiera.

4. Establecer protocolos de movilización para la atención y recojo de tratamiento antirretroviral que respete el derecho a la confidencialidad del diagnóstico de las personas, evitar detenciones arbitrarias y colocación de multas.

5. Coordinar con los establecimientos de Salud y organizaciones comunitarias el retiro, distribución y entrega de antirretrovirales, así como otras estrategias a personas fuera de su región de origen. Ello debido a que un 37% del total de entrevistados respondió que se encontraban temporalmente en Lima, de ese total 65% se encontraba por trabajo, 27% por visita médica y 8% por turismo.

6. Garantizar y distribuir mascarillas faciales comunitarias a las personas que acuden a los establecimientos de salud para recojo de tratamiento antirretroviral y otros servicios de atención a fin de garantizar la bioseguridad, higiene y prevención.


En lo referente a aspectos Socioeconómicos: 

La encuesta reveló que el 44% de los encuestados/as vive en vivienda alquilada, mientras que el 2% no tiene donde vivir. El 78% no posee ningún tipo de ingresos actualmente, el 60% no posee un trabajo, y solo el 6% de las personas que son cabeza de hogar ha recibido algún bono otorgado por el gobierno, el 54% de los encuestados/as tiene al menos entre dos a más de cuatro personas a su cargo (dependencia económica). Además, el 80% del total de encuestados/as tiene ingresos mensuales de menos de mil soles. Por tanto, se exige:

7. Incidir ante el MEF, MIDIS, MIMPV, gobiernos locales, en la necesidad de apoyo económico para las personas con VIH, por su vulnerabilidad sanitaria, y porque la medicación requiere un adecuado soporte nutricional, de lo contrario no tendrá el efecto esperado. Este apoyo también deberá incluir a las poblaciones clave (gay/HSH, trans, trabajadoras sexuales) que se encuentran en situación de vulnerabilidad.


Acceso a la información:

La encuesta manifiesta que, sobre el bono universal, el 63% de las personas desconoce los requisitos para ser beneficiario a éste. Además, esta información también debe implicar datos claves sobre la nueva pandemia enfocada en las necesidades sanitarias de las poblaciones clave. Por tanto, se exige:

8. Generar estrategias comunicacionales para compartir información científica sobre VIH y COVID19, informar sobre las nuevas medidas implementadas para lograr que las personas accedan a servicios de salud integral y el cumplimiento del Decreto de Urgencia para la entrega de tratamiento antirretroviral por tres meses, para evitar que las personas corran riesgo de contagio cuando acuden a los establecimientos de salud. Es necesario tomar medidas informativas y de protección frente al estigma, discriminación, exclusión y despidos laborales.

9. Información clave sobre los programas de emergencia en relación con bonos económicos que el gobierno está brindando a las poblaciones en situación de vulnerabilidad
 
Esta es una situación de salud que nos reta a todos/as, pero necesitamos garantizar que no derive en un aumento de los casos de ITS, VIH, comorbilidades y abandono de tratamiento con el consiguiente riesgo para la vida y la salud de las personas con VIH y las poblaciones clave, en ese sentido hacemos un llamado a todos los socios técnicos de las Naciones Unidas, ONG internacionales y la sociedad civil a sumar esfuerzos para posibilitar que los avances para responder al VIH no experimenten un retroceso.

* Se realizaron 101 encuestas con personas con VIH, personas gay, trans, lesbianas, queer y trabajadoras/es sexuales de 13 regiones del país. Las encuestas se completaron entre el 27 de abril y el 01 de mayo a través de Google formularios.

Comunicado ALEP

Bryan Solis L.
Fundador de Gente Positiva.
Activista en VIH, Social Media. Escritor sobre salud y tecnología.
contacto@gentepositivacr.org / bryan.solis@gentepositivacr.org