Habla conmigo abiertamente, es la campaña de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Onusida, Unicef y la Red de Jóvenes Positivos de América Latina (J+Lac) donde busca que los profesionales de la salud hablen con los jóvenes sin prejuicios sobre el VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), como una forma de mejorar el acceso a las medidas preventivas.

El objetivo general de la campaña es sensibilizar al personal de salud para que cada vez más hombres jóvenes gays y hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (HSH), quienes están más desproporcionalmente afectados por el VIH, busquen y obtengan la información y el apoyo que necesitan para tener una salud sexual saludable.


“Queremos que los profesionales de la salud y los jóvenes comiencen a hablar más sobre el VIH y otras infecciones de transmisión sexual como parte del cuidado de su salud, con respeto y sin prejuicios”, señaló Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la OPS. “Porque cuanto más se sientan bienvenidos, más se acercarán a hacerse la prueba y se mantendrán en contacto con los servicios de salud, ya sea para comenzar el tratamiento o para buscar las medidas que pueden prevenir que contraigan o transmitan el VIH.”



Asimismo, apunta a empoderar e informar a los jóvenes, y a combatir el estigma y la discriminación hacia el VIH/sida y las poblaciones más vulnerables a la infección en los servicios de salud, uno de los principales obstáculos para acceder a la atención.

“Las comunidades, grupos y redes de personas que viven o están afectadas por el VIH desempeñan un papel fundamental en la respuesta a la epidemia de sida a nivel local, nacional e internacional”, consideró César Nuñez, director regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe. “La construcción de una estrategia de comunicación como esta, diseñada por y para jóvenes de poblaciones clave, es un paso importante para romper las barreras impuestas por el estigma y la discriminación contra ellos, y para construir los puentes que necesitan para acceder a los servicios de prevención y atención del VIH”.

En América Latina las nuevas infecciones por el VIH aumentaron el 7% desde 2010. Se estima que 100.000 personas contrajeron el virus solo en 2018. Una de cada cinco de ellas son jóvenes de 15 a 24 años. Los jóvenes y hombres gays, y los HSH representan el 40% de todas las nuevas infecciones en América Latina. Mundialmente, este grupo tiene 22 veces más posibilidades de tener VIH que la población general.

“Queremos que los doctores nos escuchen más, sean más cercanos y nos expliquen más las cosas”, dijo Miguel Subero, de la Red de Jóvenes Positivos en México. “El tener una médica que me escuche, me explique y entienda, cambió mucho mi relación con los servicios de salud”, agregó Horacio Barreda, de la Red en Argentina. Y Aarón Zea, de la Red en Colombia, afirmó: “Los jóvenes deberían saber que (aun teniendo VIH) puedes llevar una vida normal, tener pareja, y que no te vas a morir de esto”.

Jóvenes que viven con y sin VIH participaron en la creación de la campaña y aportaron su cara y su voz a los materiales de difusión. En ellos, puede verse a jóvenes de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Honduras, México y Venezuela haciendo preguntas al personal de salud sobre profilaxis pre y post exposición (PrEP y PEP), ITS, la indetectabilidad del virus, además del rol del estigma y discriminación, y salud mental en la prevención y el cuidado.