Al recibir un diagnóstico positivo de VIH puede convertirse en un momento impactante en la vida de quienes han pasado por ello, un momento en el que tu mundo se cierra al miedo y en muchos casos la culpa, si bien es cierto hoy en día y gracias a los avances tecnológicos y médicos el ser portador del virus NO refleja una sentencia de muerte. Iniciando una buena medicación a tiempo y manteniendo una adecuada alimentación puedes tener una vida tan normal y duradera como la de cualquier otra persona.

Pero hay que ser conscientes de que aun existe el estigma social y la falta de información y empoderamiento que influye mucho en nuestro bienestar emocional, pues es muy difícil lidiar con algo en lo que no estamos informados o preparados. La falta de conocimiento,  el miedo a “morir” o ser “discriminado” conlleva a uno de nuestros peores enemigos al recibir un diagnostico positivo al  VIH como es la depresión.

Según la definición para salud mental dada por “infoSIDA” la misma se refiera a un bienestar emocional, psicológico y social general de una persona. Esto quiere decir que al recibir un diagnostico positivo en el virus la persona implicada no solo deberá luchar contra una sociedad desinformada sino también que deberá conllevar una batalla interna contra el estigma y la discriminación de la que todos en uno o varios momentos en nuestra vida hemos sido víctimas, pero que hoy en día existen muchas personas y fundaciones en pro ayuda del su bienestar psicológico y emocional.




“Que pensamos cuando recibimos un diagnóstico positivo en VIH ”

Cualquier persona puede padecer una enfermedad de salud mental, sin embargo, las personas recién diagnosticadas con VIH tendemos en la mayoría de los casos a encerrarnos en nuestro problema sin ver más allá de la palabra “eres positivo”. Haciéndonos las siguientes preguntas:
  • ¿Moriré pronto?
  • ¿No poder tener una familia?
  • ¿Nunca poder ejercer una maternidad/ paternidad?
  • ¿Seré constantemente discriminado por mi condición?
  • ¿Las personas se alejarán de mí?

Entre muchísimas otras preguntas que si se siguiera la lista sería interminable. Tendemos a poner muchísima más atención a la negatividad que quiere emerger en nuestros pensamientos que nos auto discriminamos, y sin darnos cuenta decidimos no salir, no hablarlo con nadie, nos victimisamos, creándonos un gran sentimiento de culpa y odio, aislándonos de todos los que nos rodean dejando que la situación en nuestro interior emocional siga creciendo en efecto bola de nieve provocando una muerte social.

La depresión en muchos casos va de la mano con el diagnostico, pero es totalmente predecible y superable y la capacidad de asimilarlo va a depender de cada uno de nosotros. Recordemos que no estamos solos.

 Existen organizaciones como Gente Positiva CR la cual trabaja un programa de pares en donde se le da seguimiento a las personas en una misma condición de VIH.  De igual modo existen grupos de apoyo presenciales y virtuales en donde todos comparten su experiencia de vida y se apoyan entre si.

Depende de cada uno de nosotros de como decidamos sobrellevar el diagnostico, en qué momento tomamos la decisión de informarnos, aprender y entender que el VIH no es una sentencia de muerte o aislamiento. Teniendo en cuenta que la ciencia avanza a cada momento y tomando apenas una pastilla al día podemos llegar a la indetectabilidad y si somos indetectables no transmitimos el virus, llegando a tener una calidad de vida totalmente sana como una persona que no vive con el VIH.


Joselyn González.
Gente Positiva CR