El virus SARS-CoV-2, responsable de la nueva enfermedad por coronavirus COVID-19 que ha cobrado la vida de 1,931,083 de personas alrededor del mundo, surgió a finales del año 2019 en un brote en la ciudad de Wuhan, China.

Según la Organización Mundial de la Salud (2020), los coronavirus son una extensa familia de virus que se propagan de persona a persona a través de gotículas al toser, estornudar o hablar y que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos.

COVID-19

En los humanos se sabe que los coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde un resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), una neumonía, y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), los cuales pueden acabar en un fallo multiorgánico y en la muerte (Wang et al., 2020).

La morbilidad y la mortalidad del SARS-CoV-2 está fuertemente relacionada a la edad de la persona, siendo más alta en individuos mayores a 50 años, especialmente aquellos que superan los 80 años, y en personas con diabetes mellitus, hipertensión arterial, obesidad mórbida y enfermedades cardiovasculares (Zhou et al., 2020).

ABSTRACT

SARS-CoV-2, responsible for the clinical disease COVID-19, emerged in late 2019. The virus binds to cellular receptors to initiate infection.

Disease symptoms may vary, however, respiratory infection is most common, with outcomes including pneumonia and acute respiratory distress syndrome (ARDS), leading to multiorgan failure and death. Morbidity and mortality is most strongly correlated with age and increased risk is also associated with cardiovascular disease (Wang et al., 2020).

The BC-CfE's Committee for Drug Evaluation and Therapy have evaluated the use of Pfizer and Moderna's COVID-19 mRNA vaccines for people living with HIV (PLWH) and it is the opinion of this writer and the CDET that PLWH aged 18 years or older may be vaccinated for Covid-19 if they have no contraindications. These are not live-virus vaccines and are not expected to be associated with more serious adverse events among immunocompromised individuals (BC-CfE, 2020).

People living with HIV on HAART with undetectable pVL and CD4 counts above 200/mm3 are likely to be at no additional risk if vaccinated with the Pfizer and Moderna vaccines. However, risks associated with these vaccines are less clear among those with detectable pVL or low CD4 counts below 200/mm3. This uncertainty is because immunocompromised subjects were not included in these vaccines studies.

LA VACUNA DE PFIZER Y BIONTECH

Costa Rica aprobó el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer-BioNTech en el país el 16 de diciembre del 2020. Esta vacuna consta de una molécula de ARN mensajero modificado encerrada en una nanopartícula lipídica que codifica la proteína "espiga" del SARS-CoV-2. Los estudios clínicos demostraron que la aplicación de dos dosis de la vacuna, con 21 días de diferencia, induce una sólida respuesta inmune con un 95% de eficacia en la prevención de la infección por COVID-19. A pesar de que el estudio incluyó a personas con VIH, individuos cuyo sistema inmune se encontraba suprimido fueron excluidos de esta investigación (Polack et al, 2020).

LA VACUNA DE MODERNA

La vacuna mRNA-1273 de la empresa de biotecnología estadounidense Moderna también fue aprobada para su uso en Costa Rica el 16 de diciembre del 2020. Esta vacuna consiste en una secuencia de ARN mensajero que codifica la proteína ligada al SARS-CoV-2 encapsulada en una nanopartícula lipídica. Los datos de inmunogenicidad de la fase I de investigación demostraron un rápido desarrollo de anticuerpos en personas de 18 a 55 años de edad y en adultos mayores. La vacuna no fue probada en personas con VIH (Jackson et al., 2020).

CONTRAINDICACIONES

Las vacunas Pfizer-BioNTech y mRNA-1273 Moderna no deben ser aplicadas en caso de:
  1. Historia de una reacción alérgica severa a una dosis previa de la misma vacuna.
  2. Historia de una reacción alérgica severa a alguno de los componentes de la vacuna.
PRECAUCIONES
  1. Reacciones alérgicas: personas con antecedentes de reacciones alérgicas a otras vacunas, a medicamentos inyectables y a determinados alimentos deben consultar a su médico antes de recibir la vacuna.
  2. Embarazo y lactancia: personas embarazadas o en período de lactancia no deberían recibir la vacuna, sin embargo, no hay evidencia que indique toxicidad durante el embarazo. Se recomienda que las mujeres eviten el embarazo durante al menos 2 meses después de la segunda dosis de la vacuna.
  3. Cuadros febriles agudos: no se debería administrar la vacuna a personas con algún cuadro agudo de enfermedad con el fin de evitar confusiones entorno a algún efecto adverso del agente biológico.
  4. Anticoagulados y personas con desórdenes hemorrágicos: personas anticoaguladas pueden ser vacunas contra el COVID-19 con una aguja fina aplicando presión en el sitio de la punción por al menos 2 minutos. Se recomienda corregir cualquier desorden hemorrágico antes de la administración del biológico.
RECOMENDACIÓN

El Comité de Evaluación y Terapia de Medicamentos (CDET) del Centro para la Excelencia en VIH/sida de Columbia Británica (BC-CfE) ha evaluado el uso de las vacunas a base de ARN mensajero en personas con VIH, y es la opinión de este autor y la del CDET, que las personas con VIH mayores a 18 años de edad pueden vacunarse contra el COVID-19 de manera segura en ausencia de alguna contraindicación (BC-CfE, 2020).

Las vacunas de Pfizer y Moderna no son vacunas con virus vivos y no están asociadas a eventos adversos graves entre individuos inmunosupresos. Sin embargo, las personas con VIH con recuentos de linfocitos T CD4 menores a 200 células por decilitro de sangre, deben ser debidamente asesoradas sobre la eficacia y seguridad de estas vacunas, ya que las mismas no fueron probadas en sujetos con VIH avanzado en los estudios realizados.

Juan Rodríguez
Enfermero graduado de la Universidad Hispanoamericana
Miembro Fundador de Gente Positiva CR
juan.rodriguez@gentepositivacr.org