El hueso es tejido vivo con hueso nuevo que se reemplaza constantemente el hueso viejo a lo largo de su vida. Sin embargo, si la creación de hueso nuevo no continúa con la extracción del hueso viejo, los huesos se vuelven menos densos y pierden algo de su fuerza. En caso de una caída, es más probable que los huesos se rompan.

La osteoporosis es el término médico para esta afección. Significa que los huesos son menos densos, han perdido algo de su fuerza y ​​existe un mayor riesgo de fractura (un hueso roto).

Es normal que el proceso de creación ósea disminuya a medida que envejece, lo que hace que los problemas óseos sean más comunes en las personas mayores. Los problemas óseos son especialmente comunes para las mujeres que han pasado por la menopausia . Las personas que viven con el VIH pueden experimentar estos problemas a medida que envejecen.

Es posible que le digan que tiene baja densidad mineral ósea u osteopenia. Esto significa que (algunos de) sus huesos son menos densos de lo normal para su edad. No necesariamente significa que desarrollará osteoporosis o tendrá una fractura. Pero es una señal de advertencia de que puede hacer cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de que ocurran problemas.

Problemas óseos en personas que viven con VIH

Las tasas de osteopenia y osteoporosis son más altas en las personas que viven con el VIH que en la población general. Es posible que el VIH mismo o la respuesta del cuerpo al VIH contribuyan a problemas óseos. Además, muchas personas que viven con el VIH fuman, beben, no hacen suficiente ejercicio o tienen otros factores de riesgo de problemas óseos.

Además, algunos medicamentos contra el VIH pueden tener un impacto en los huesos, especialmente en el primer año de tratamiento. Cambiar su tratamiento contra el VIH generalmente solo se recomienda si tiene otros factores de riesgo de problemas óseos. 

Síntomas

Por lo general, no hay advertencia de que tiene osteoporosis. Por lo general, solo se diagnostica cuando se fractura un hueso después de una caída menor. Pero la osteoporosis puede causar pequeñas fracturas en las vértebras de la columna vertebral, lo que puede causar dolor de espalda, pérdida de altura con el tiempo y una postura inclinada hacia adelante.

Diagnóstico y seguimiento

Las pautas de la Asociación Británica del VIH recomiendan que, en las personas que viven con el VIH, todas las personas mayores de 50 años y todas las mujeres que han pasado por la menopausia deben ser evaluadas cada tres años por su riesgo de fractura. Esto implica tomar información sobre su edad, peso, estilo de vida e historial médico.

Si esta evaluación sugiere que usted está en mayor riesgo, su densidad ósea debe medirse con una máquina que use niveles bajos de rayos X para determinar la proporción de mineral en sus huesos. Durante esta prueba indolora, usted se acuesta en una mesa acolchada mientras un escáner pasa sobre su cuerpo. Por lo general, se revisan los huesos de la cadera y la columna.

Cambiar tu estilo de vida para reducir problemas óseos

Los cambios en su estilo de vida pueden reducir su riesgo de osteoporosis.



Hacer ejercicio regularmente. Cualquier ejercicio y actividad con peso que promueva el equilibrio y una buena postura son beneficiosos para los huesos, pero caminar, correr, saltar, bailar y levantar pesas son particularmente útiles.

No fume

Bebe menos alcohol. El consumo de más de dos bebidas alcohólicas al día se asocia con una menor densidad ósea. Además, estar bajo la influencia del alcohol también puede aumentar su riesgo de caerse.

Incluye calcio en tu dieta. Las buenas fuentes de calcio incluyen productos lácteos, vegetales de hoja verde oscuro, productos de soya, nueces, pan y pescado donde se comen los huesos (como las sardinas y las sardinas). Puede usar esta herramienta en línea para averiguar si tiene suficiente calcio en su dieta.

Asegúrese de obtener suficiente vitamina D. La mayoría de las personas obtienen su vitamina D de la acción del sol del verano en su piel. Si tiene la piel oscura, no salga a menudo o, por lo general, no se cubra, puede pedirle consejo a su médico acerca de tomar un suplemento diario de vitamina D. El pescado azul (como las sardinas y la caballa) y el aceite de hígado de bacalao también son buenas fuentes de vitamina D.

Si tiene baja densidad mineral ósea u osteoporosis, los mismos cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir que el problema empeore. Su médico puede aconsejarle sobre el ejercicio físico que sea seguro para usted. Los ejercicios para mejorar el equilibrio y desarrollar la fuerza muscular ayudarán a prevenir caídas.

Si usted es una mujer que experimenta síntomas de la menopausia, un beneficio adicional de la terapia de reemplazo hormonal (TRH) es que reduce el riesgo de fracturas mientras toma TRH.

Si le han diagnosticado osteoporosis, debe hablar con su médico acerca de si su salud ósea podría mejorar cambiando sus medicamentos contra el VIH. Existe un vínculo entre el medicamento contra el VIH tenofovir disoproxil fumarato (Viread , también en las píldoras combinadas Truvada, Atripla , Eviplera y Stribild ) y pequeñas pérdidas de densidad ósea, generalmente durante el primer año de tomar el medicamento. Los inhibidores de la proteasa, potenciados con ritonavir, también pueden aumentar el riesgo. Esto dependerá de estudios clínicos que realice el médico o infectólogo correspondiente.
Fuente: aidsmap.com